Misa 8 de septiembre 2019

Homilía XXIII Domingo del tiempo ordinario

» Renunciar para ser libres «