Misa 16 de febrero 2020

Homilía VI Domingo del tiempo ordinario

»  No he venido a abolir, sino a dar plenitud «