Misa 28 de junio 2020

Homilía XIII Domingo del tiempo ordinario

  El que pierda su vida por mí…