Misa 3 de noviembre 2019

Homilía XXXI Domingo del tiempo ordinario

»  He venido a salvar lo que estaba perdido «