Misa 10 de noviembre 2019

Homilía XXXII Domingo del tiempo ordinario

» No es Dios de muertos sino de vivos «