Misa 18 de agosto 2019

Homilía XX Domingo del tiempo ordinario

» He venido a prender fuego en el mundo «