Misa 15 de agosto 2019

La Asunción de la Virgen María

» ¡Dichosa tú, que has creído! «