Misa 21 de junio 2020

Homilía XII Domingo del tiempo ordinario

 No tengáis miedo