Misa 4 de agosto 2019

Homilía XVIII Domingo del tiempo ordinario

» Guardaos de toda clase de codicia «