Misa 27 de octubre 2019

Homilía XXX Domingo del tiempo ordinario

» No se atrevía ni a levantar los ojos al cielo «