Misa 22 de septiembre 2019

Homilía XXV Domingo del tiempo ordinario

«No podéis servir a Dios y al dinero»